El mistral o mestral (en catalán) tiene fama de ser un viento sanador, porque el aire seco que transporta disipa la contaminación del aire en alta mar sobre las ciudades y los principales centros industriales.